Todo parece indicar que los porcicultores de México tendrán un buen motivo para celebrar el próximo miércoles 12 de agosto, ya que después de 10 años de haberse separado, la Organización de Porcicultores del País (OPORPA) y la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM), volverán a unirse y conformarán la Organización de Porcicultores Mexicanos (OPORMEX), que tendrá como su principal objetivo fortalecer al gremio porcícola mexicano y así hacer frente a los retos por venir en los mercados nacional y mundial.

Por Rodolfo Valadez

Agosto 10, 2020. Como les comentaba, el acto de unificación se llevará a cabo el miércoles 12 de agosto y será el mismo Víctor Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural quien lo encabece. El evento se llevará a cabo en las instalaciones de la SADER, con una asistencia limitada pero que permitirá que el titular de SADER haga efectivo el nombramiento del Consejo Directivo de OPORMEX. Precisamente el primer presidente que tendrá el nuevo organismo, que por cierto nace en medio de la pandemia del Covid-19, será Heriberto Hernández Cárdenas, quien encabezaba OPORPA; en la Secretaría estará Marilú Abrego Chávez, quien fuera presidenta de la CPM; mientras que la Tesorería estará en manos de Manuel Santini, reconocido porcicultor sonorense.

La fusión de ambas organizaciones se venía gestando por lo menos cinco años atrás, pero no se habían dado las condiciones suficientes para poderse cristalizar, sin embargo, las coincidencias existen – nos comentan – y  los buenos oficios, los buenos caracteres, la gran disposición, así como el claro concepto de visión de largo plazo, se conjuntaron y permitieron que Heriberto Hernández y Marilú Abrego avanzarán en el acuerdo que tiene detrás mucho trabajo y labor de convencimiento. Por cierto en la fórmula que permitió la fusión de las agrupaciones porcícolas, aparece el nombre de Jesús Canales, productor de Tamaulipas, quien tiene muchas horas invertidas en éste proyecto.

Dentro de la estructura de la nueva organización se contempla la creación de cinco vicepresidencias en las cuales recargará sus funciones el Consejo Directivo que tendrá vigencia de dos años:

  1. Comercio Internacional
  2. Aguas residuales
  3. Gestoría gubernamental
  4. Seguridad y salud
  5. Desarrollo del pequeño productor

OPORMEX tiene sus acciones de trabajo dirigidas a mantener las gestiones internacionales, para que más plantas en el país sean autorizadas para exportar carne de cerdo.

De acuerdo con los datos al mes de junio pasado, las exportaciones se incrementaron 49.97% al pasar de 83 mil toneladas a 124 mil toneladas, con destino a 9 países, de los cuales destacó Japón con el 48% y China con el 41%, ambos representan el 88% de las exportaciones mexicanas de cerdo.

Pero en este entorno no ha que olvidar la Fiebre Porcina Africana (FPA), que ha colapsado el mercado chino y  sobre lo cual los expertos han comentado que ese país podría sufrir la pérdida de unos 150 millones de animales por la FPA, de los 440 millones de contabilizaban hacia el último trimestre del año 2019. Esta situación ha sido una gran oportunidad para los productores de cerdo mexicanos, ya que han abastecido al mercado oriental, de hecho las exportaciones de cerdo mexicano a China han aumentado 896% durante el primer semestre de 2020, en comparación al mismo periodo del año anterior, al pasar de 5,063 toneladas 50,568 toneladas.

Otro de los grandes retos que tendrá que enfrentar la porcicultura a través de su nueva organización será mejorar las condiciones sanitarias que se tienen para llevarlas a un máximo nivel que permita a México ser catalogado como uno de los países con el mejor estatus sanitario y las mejores prácticas pecuarias.

Además otra parte del proyecto de trabajo estará dirigido a desarrollar mejores sistemas del uso y cuidado del agua en concordancia con la sustentabilidad ambiental.

De acuerdo con la información del sector, al cierre del año 2019, México produjo 1.6 millones de toneladas de carne de cerdo, se importaron 883 mil toneladas de carne de cerdo ppal de EE,UU., de las cuales 704 mil toneladas fueron de piernas de cerdo y se exportaron 131 mil toneladas, principalmente a Japón.

El sector porcícola genera unos 500 mil puestos de trabajo directos y 2 millones de puestos de trabajo indirectos.

En México, la porcicultura se asienta en 17 estados principalmente: Jalisco, Sonora, Puebla, Veracruz, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Chiapas, Sinaloa, Tamaulipas, Nuevo León, Aguascalientes, San Luis Potosí, Zacatecas, Estado de México, Morelos y Yucatán.

¡Así el panorama del campo mexicano!

 

 

 

A unos días de haber entrado en vigor el T-MEC y que concluya la zafra en México correspondiente al ciclo 2019-2020 estimada en 5.290 millones, las exportaciones mexicanas de azúcar en el periodo de enero a junio 2020, suman 1’147,240 toneladas, equivalentes al 65% del avance programado y del estimado de 1’645,083 toneladas totales.

Por Rodolfo Valadez

Julio 6, 2020. La agroindustria de la caña de azúcar enfrenta retos que deberá superar ahora con el T-MEC en vigor. Uno de ellos es cumplir con lo establecido en los Acuerdos de Suspensión que determinó el gobierno de Estados Unidos a las exportaciones de azúcar mexicana.

De acuerdo con la Unión Nacional de Cañeros de la CNPR que encabeza Carlos Blackaller Ayala, al 27 de junio pasado, la producción de azúcar llegó a 5’265,487 toneladas, pero la cifra está abajo por 1’160,432 toneladas del ciclo 2018/2019, lo que equivale a -18.06%. En tanto la caña molida alcanzó 49’159,749 toneladas, es decir 7’876,951 toneladas menos en comparación al ciclo previo.

El ritmo que llevan las exportaciones, sobre todo las que van hacia el mercado estadounidense, es relevante una vez que entró en operación el T-MEC el 1 de julio pasado, y tomando en cuenta los Acuerdos de Suspensión que impuso Estados Unidos a México para la importación de azúcar que permitirán que México exporte hasta 1’421,901 de toneladas.

Y es que hay que recordar que el 30 de abril pasado, el Departamento de Comercio de Estados Unidos, publicó en su Federal Register la ampliación por 5 años y aunque la secretaria de Economía, Graciela Márquez, celebró con “bombo y platillo” la publicación norteamericana, vale la pena apuntar que esta negociación es fruto de las gestiones emprendidas por el entonces secretario Ildefonso Guajardo y le tocó el festejo a la 4T.

Otro inconveniente que se observa en ámbito azucarero es que no obstante de que los Acuerdos de Suspensión están por escrito, no se olvidan las posiciones proteccionistas que siempre ha mostrado el gobierno norteamericano y que han tenido en jaque en más de una ocasión las negociaciones comerciales de ambos países. Por ello los protagonistas del sector azucarero: industriales, cañeros y obreros, mantienen su preocupación en virtud de que finalmente, los Acuerdos son una medida unilateral a la que México tiene que ajustarse.

Por cierto que el propósito de los Acuerdos de Suspensión es evitar la imposición de las cuotas compensatorias al azúcar de México que se determinaron en las investigaciones que realizaran las autoridades norteamericanas por el “supuesto” dumping de las exportaciones mexicanas.

Para observar el estatus de las operaciones el Comité Nacional Sustentable para el Desarrollo de la Caña de Azúcar (CONADESUCA) que encabeza Luis Ramiro García Chávez, en su reporte del 28 de junio, dio a conocer que las exportaciones a Estados Unidos y Puerto Rico suman 891,808 toneladas;  las correspondientes a Estados Unidos mediante la prórroga del 1 al 15 de octubre de ciclo 2019-2020, totalizan 11 toneladas; mientras que las destinadas al Programa de Re-exportación alcanzaron las 4,005 toneladas; resto del mundo  30,677; e IMMEX con 220,739 toneladas del endulzante.

Consumo de azúcar impuestos y NOM de etiquetado

En el panorama azucarero se vislumbra otro reto: saber qué pasará con el consumo de azúcar y que ha sido  satanizado. En este tema, el gobierno y la cadena de la agroindustria azucarera no se han podido poner de acuerdo, ya que mientras el primero señala al azúcar como uno de los grandes culpables de la diabetes en la población mexicana, los segundos han buscado por todos los medios y estudios contrarrestar dichas aseveraciones. Vale la pena comentar que el consumo per capita de azúcar en México es de 31.22 kg anuales, mientras que en Estados Unidos se ubica en 31.90 kg. En realidad es muy similar. Desde la óptica de la 4T el asunto de bajar el consumo del endulzante podría resolverse aplicando un nuevo ajuste al alza al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) derivado del consumo del refresco, aunque la experiencia muestras que el impuesto aplicado a las bebidas carbonatadas no ha inhibido su consumo y sólo ha sido recaudatorio.

Además la cruzada contra el consumo de azúcar en México también estará en la aplicación de la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010 que se refiere a las especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados con información comercial y sanitaria, que entre otras medidas busca que el consumidor esté enterado del total de calorías y azúcares que consumirá en sus alimentos y bebidas.

¡Así el panorama en el campo mexicano!

Email rodolfovaladez@gmail.com